Períodos y sesiones de adiestramiento

El tiempo que le dedicas cada día al entrenamiento de tu perro se divide en períodos y

sesiones de adiestramiento canino.

Una sesión de adiestramiento es el tiempo que entrenas de forma continua, sin descansos. En cada sesión ocurrirán varias repeticiones que comprenden una acción tuya y una respuesta de tu perro, sin importar si esa respuesta es la correcta o no.

Por ejemplo, imagina que le estás enseñando a tu perro a echarse. Para esto, acercas un

pedacito de comida a su nariz y luego lo mueves lentamente hacia el suelo. Tu perro puede responder echándose, golpeándote la mano con su pata, ladrando, etc. Todo el proceso, desde que acercas el pedacito de comida a tu perro hasta que él responde (echándose o haciendo cualquier cosa), es una repetición.

Entonces, en cada sesión de adiestramiento tendrás varias repeticiones, algunas exitosas y otras fallidas. Es recomendable que al final de cada sesión registres el número de repeticiones exitosas para hacer un seguimiento objetivo del progreso de tu perro. Aprenderás a hacer esto  cuando leas acerca de la planificación y los registros en el adiestramiento canino.

Por otra parte, un período de adiestramiento es un conjunto de sesiones sucesivas, separadas entre sí por tiempos de descanso.

Por ejemplo, el lunes haces una sesión de adiestramiento que tiene 10 repeticiones. Al terminar la décima repetición, le das un descanso de 10 minutos a tu perro mientras registras los resultados de la sesión. Luego haces otra sesión y no vuelves a entrenar hasta el martes.

Entonces, el lunes has realizado un solo período de adiestramiento, que tenía dos sesiones.

 

Duración de las sesiones y los períodos de

Adiestramiento

 

Las sesiones de adiestramiento tienen que ser cortas. De esta manera son más efectivas, más agradables y más fáciles de evaluar. Una buena idea consiste en que cada sesión tenga solamente 10 repeticiones (sin importar si la respuesta es correcta o incorrecta). Si haces las cosas de esta manera, cada sesión durará entre uno y tres minutos aproximadamente.

En otro artículo verás que para levantar el criterio de adiestramiento tienes que haber

conseguido una tasa de éxito del 80% en dos sesiones sucesivas. Te será más fácil calcular esta tasa si cada sesión tiene 10 repeticiones. Por ejemplo, dos respuestas correctas representarán un 20% de éxito en cada sesión; ocho respuestas correctas serán un 80%; etc.

Por supuesto, algunas sesiones serán más largas a medida que el adiestramiento progrese.

Por ejemplo, las sesiones en que aumentes la duración de un ejercicio pueden llegar a varios minutos.

Los períodos de adiestramiento pueden incluir dos o más sesiones, pero también deben ser cortos. Un período de dos o tres sesiones es adecuado para empezar. De esta forma, cada período de adiestramiento durará entre cinco y 10 minutos, incluyendo los descansos.

El descanso entre dos períodos de adiestramiento no necesita ser largo. Diez minutos pueden ser suficientes si tu perro continúa motivado. Sin embargo, suele ser más efectivo programar los períodos de adiestramiento con algunas horas de separación. Por ejemplo, un período de dos sesiones en la mañana y otro en la noche.

 

Cuánto tiempo entrenar cada día

 

Como el adiestramiento es divertido y motiva mucho a los perros, puedes hacer

muchos períodos de adiestramiento por día. La motivación de tu perro es lo que determinará si sigues entrenando o no. Si tu perro se motiva fácilmente, puedes hacer muchos períodos diarios. Si tu perro pierde la motivación fácilmente, confórmate con uno o dos períodos cortos cada día.

Para empezar es mejor que consideres un tiempo límite de 10 a 15 minutos diarios dispersos a lo largo del día. Por ejemplo, puedes aprovechar los anuncios de Antena3 para entrenar a tu perro. Si la película  tiene cuatro bloques de anuncios, tendrás cuatro períodos de adiestramiento cada día. Entonces, puedes hacer una o dos sesiones cortas en cada bloque.

O puedes realizar un período de dos o tres sesiones (aproximadamente cinco minutos en total)

en la mañana, justo después que tu perro hizo sus necesidades, otro similar en la tarde y otro en la noche.

Si eres un adiestrador profesional y tienes un horario predeterminado para trabajar con el perro, entonces ese horario será el período de adiestramiento y deberás acomodar las

sesiones en el tiempo disponible. Por ejemplo, si tienes una hora para trabajar con el perro, puedes realizar cinco o seis sesiones de tres minutos en esa hora, ocupando un máximo de 15 a 20 minutos para el adiestramiento formal. El resto del tiempo lo dedicarás a otras actividades como preparar la sesión, tomar registros, jugar con el perro (muy importante), instruir al

guía, etc.

A medida que progrese el adiestramiento, conocerás mejor a tu perro y podrás decidir si

aumentas más sesiones dispersas a lo largo del día.

 

 ¿Cuántos ejercicios se deben entrenar en

cada sesión?

 

Ésta es una de las mayores incógnitas de los adiestradores principiantes y, aunque no lo creas, de muchos adiestradores experimentados.

La razón por la que esta pregunta resulta imposible de contestar es porque no se trata de

cuántos ejercicios entrenar en cada sesión, sino de cuántos criterios.

En cada sesión debes concentrarte en un solo criterio de adiestramiento canino, que es un objetivo final o parcial.

 

Cuándo entrenar y cuándo no

 

Cuando le enseñes un nuevo ejercicio a tu perro, será mejor si llevas a cabo un par de sesiones cortas justo antes de sus comidas. De esta forma, estará muy

motivado por la comida y te será más fácil entrenar.

Nunca lleves a cabo las sesiones de adiestramiento inmediatamente después de que tu perro ha comido. Un perro que acaba de comer no se motivará fácilmente con comida. Además, si usas juegos para entrenar después de las comidas, tu perro puede sufrir torsión gástrica.

Entonces, si no quieres o no puedes hacer las sesiones antes de las comidas de tu perro,

hazlas por lo menos un par de horas después que ha comido.

También debes asegurarte que tu perro no tiene ganas de ir al baño durante el adiestramiento.

Así que si entrenas cerca de sus horarios de ir al baño, dale un tiempo para hacer sus

necesidades antes de empezar la sesión. Esto es particularmente importante si entrenas

temprano por la mañana.

Por otra parte, debes evitar entrenar ejercicios que requieren gran esfuerzo físico cuando las condiciones climáticas son extremas, especialmente si hace mucho calor. Los perros no resisten bien el calor y pueden sufrir golpes de calor que son muy peligrosos.

Además, un perro atontado por el calor no podrá concentrarse en aprender algo nuevo por más que quiera.

Deja de lado el entrenamiento si tu perro está enfermo o si te parece que lo está. Si tu perro está decaído o enfermo no solamente retrocederás en el adiestramiento, sino que harás pasar un muy mal momento a tu queridísimo amigo de cuatro patas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *