PERRO DE PASTOR MAREMMANO-ABRUCÉS

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS

 

Es un perro de gran tamaño, constitución fuerte, aspecto rústico pero al mismo tiempo majestuoso y elegante. La cabeza es grande, de forma cónica y recuerda a la del oso blanco. El cráneo, visto de perfil, es convexo. El stop es poco pronunciado. Los ojos son ocres o marrones. Las orejas, triangulares y pequeñas con respecto al tamaño del animal, se insertan muy por encima del arco cigomático y son pendientes pero no móviles. El cuerpo se inscribe en un rectángulo: la longitud del cuerpo es superior a la altura en la cruz.

 

Las extremidades están bien anguladas y en perfecto aplomo. La cola sobrepasa el nivel del corvejón, pende en estado de reposo, y se levanta hasta la línea del lomo cuando el animal está excitado.

 

Pelo:

largo, muy abundante y de tacto bastante áspero.

 

Color:

el único admitido es el blanco puro. Se toleran, de forma limitada, los reflejos marfil, naranja pálido o limón.

 

Talla:

la de los machos oscila entre los 65 y los 73 cm; la de las hembras entre los 60 y los 68 cm.

 

ORÍGENES E HISTORIA

 

Su historia se inicia en tiempos remotos y está ligada a la de la gran familia de perros blancos de defensa de los rebaños, de origen asiático. Los pastores maremmano-abruceses llegaron en tiempos muy lejanos, quizás acompañando las corrientes migratorias de Asia a Europa, o de la mano de los militares romanos en la época de las conquistas asiáticas. Lo cierto es que hace dos mil años los romanos ya tenían perros de pastor con el manto blanco.

 

Recientemente se estudió la posibilidad de dividir las dos variedades (maremmana y abrucesa), si bien finalmente se optó por mantener una única raza y se redactó su estándar.

 

CARÁCTER Y APTITUDES

 

Tiene fama de perro mordedor, agresivo y excesivamente nervioso, aunque no es así. Ciertamente no es un perrito faldero, sino un perro de pastor que se ha empleado siempre para defender al rebaño de los predadores. Es un animal que tiene el carácter idóneo para la función para la que ha sido seleccionado. Quien ama la raza debe entenderla y respetarla (por ejemplo, tiene una necesidad absoluta de espacios amplios). La vida en un piso, con sólo los paseos de rigor para el cumplimiento de las necesidades fisiológicas, le estresa y puede convertirlo en un animal mordedor. Por el contrario, si se le proporciona un modo de vida adecuado, es un espléndido perro de guarda y un compañero muy cariñoso.

 

No debe estimularse nunca su agresividad natural y no puede ser adiestrado porque reacciona mal a cualquier tipo de constricción. A pesar de que se consiga inculcarle una mínima educación, no siempre la tendrá en cuenta. Es apto sólo para niños a quienes se haya enseñado a respetar a los perros.

 

SALUD

 

Rústico y robusto, no presenta ningún problema en particular. Criado todavía por los pastores abruceses, conserva sus características ancestrales.

 

DÓNDE Y CÓMO TENERLO

 

En el jardín, porque no soporta los espacios cerrados, ya que le ponen nervioso.

 

OBSERVACIONES Y CONSEJOS

 

Es recomendable sólo para personas que conozcan bien la raza y sepan respetar sus exigencias. En caso contrario se puede volver rebelde, tozudo y en algunos casos agresivo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *