PERROS DE PASTOR DE LOS PIRINEOS

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS

 

Los pastores de los Pirineos son perros pequeños, pero con una gran energía. La fisonomía despierta, el aire astuto y desconfiado, así como su gran vivacidad de movimientos, lo hacen verdaderamente inconfundible.

 

La cabeza, en líneas generales, recuerda la del oso pardo. El cráneo tiene un desarrollo medio, es casi plano y redondeado armoniosamente en los costados. El stop no es demasiado apreciable.

 

La raza más conocida y más difundida es la del perro de pastor de los Pirineos de pelo largo. El estándar aclara que «no se parece a ningún otro perro», aunque se parece bastante al pastor de Brie (si bien la talla es diferente, de manera que mucha gente cree que se trata de un pastor de Brie enano). Visto de cerca, las diferencias son más notables (por ejemplo la forma del cráneo es diferente).

 

Tiene el morro recto, más bien corto y un poco cónico. Las orejas son anchas en la base, y generalmente se les amputan las puntas. El perro de pastor de los Pirineos de cara rasa tiene el morro un poco más alargado que el de pelo largo. El tronco es robusto. Las extremidades están perfectamente aplomadas. La cola no es muy larga y se puede amputar si se cree conveniente.

 

Pelo:

en la raza de pelo largo es casi liso o muy poco ondulado; la raza de cara rasa, en cambio, tiene la cabeza cubierta de pelos cortos y finos, de ahí el nombre.

 

Color:

leonado más o menos oscuro, con o sin mezcla de negro; gris más o menos claro, con frecuencia manchado de blanco; arlequín de diversas tonalidades.

 

Talla:

en los machos es de 40 a 48 cm, y en las hembras de 38 a 46 cm (aunque en ambos casos se da un margen de 2 cm).

 

ORÍGENES E HISTORIA

 

Son perros muy antiguos, los más antiguos de todos los pastores franceses, pero sus orígenes se desconocen. Se supone que son los mismos, así como la historia, de los otros perros de pastor europeos, descendientes de perros asiáticos.

 

CARÁCTER Y APTITUDES

 

Son exactamente lo que parecen: perros pequeños, alegres, dinámicos, inteligentes, muy fieles a su guía y a los que gusta jugar con los niños. Actualmente se destinan a la compañía, pero si se da la ocasión saben comportarse como perros de guarda muy atentos. En Francia se aprecia mucho a estos perros de talla pequeña porque poseen el mismo potencial de trabajo que otros ejemplares de dimensiones mayores.

 

SALUD

 

Tienen una salud extraordinaria. Si se crían y se alimentan correctamente (conviene vigilar la cantidad de comida y el ejercicio físico) no enferman prácticamente nunca y son muy longevos.

 

DÓNDE Y CÓMO TENERLO

 

En casa o en el jardín. Si se tienen niños, pueden vivir juntos porque son compañeros de juegos muy seguros.

 

OBSERVACIONES Y CONSEJOS

 

Dado que necesitan mucho movimiento porque son animales muy dinámicos, no son aconsejables para ancianos y personas sedentarias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *